SEPA - Servicio Especializado en Patologías Alimentarias

Obesidad infanto-juvenil

Nuestro tratamiento se basa específicamente en la modificación de los estilos de vida poco saludables, lo que implica una alteración de los hábitos alimentarios y físicos. Sólo podrá ser efectivo si el niño cuenta con el apoyo y el estímulo de su familia.
Destinatarios

Niños y/o adolescentes de entre 6 y 15/16 años, cuyo índice de masa corporal (IMC) indique, basándonos en tablas estandarizadas, que padecen obesidad infanto-juvenil.

 

Etapas

El programa consta de las siguientes etapas:.

  • Primero se realiza una admisión a la familia, se define el diagnóstico del niño y se solicita un informe pediátrico para descartar patologías orgánicas o metabólicas;
  • Luego, comienza una etapa de psicoeducación a la familia, donde se evalúan y detectan los hábitos adquiridos;
  • A partir de allí, se brindan pautas para lograr un ambiente seguro con la finalidad de ir revirtiendo los malos hábitos, produciendo cambios en la conducta y generando el aprendizaje de un nuevo estilo de vida;
  • El siguiente paso, abarca el seguimiento de las pautas brindadas, evaluando logros y obstáculos, buscando diferentes estrategias para resolver estos últimos. Chequeando constantemente que los aprendizajes sean adquiridos.
El tratamiento no se procesa de igual manera para cada familia: se debe considerar su carácter, disposición, motivación, intereses y posibilidades. Cada una de ellas es un mundo y de igual manera hay que tratarlas.
Duración

Si bien depende de la singularidad de cada familia, se estima un año de duración del tratamiento. Con una primera etapa de encuentros con mayor frecuencia, espaciándose con el tiempo para lograr un seguimiento y un monitoreo de la evolución y de las dificultades que puedan ir surgiendo, tanto en la familia como en el niño.

 

¿Por qué elegirnos?

Lo que diferencia nuestro abordaje es que se trabajamos en el ámbito terapéutico únicamente con los padres o adultos a cargo, dejando en la medida de lo posible al niño fuera de este espacio, con la finalidad de no condicionarlo por su patología . Solamente se los convoca en situaciones especiales o cuando se requiere de una evaluación del menor o un tratamiento en caso de patologías asociadas (fobias, ansiedad, depresión, TOC, etc).